Google+

martes, 11 de febrero de 2014

Retribution of Scyrah: Hyperion the Colossal Part 3


Buenas a tod@s, esta vez continuo con el Hyperion.
Como ya sabréis los que hayáis ido siguiendo las entradas al respecto a lo largo de la evolución del mismo.

Parte 1
Parte 2

Me quedaba una parte pendiente antes del pintado, y era solucionar el tema del transporte.

Para ello, opté por imantar algunas partes, para poder llevarlo troceado y montarlo en el lugar de juego y luego poder desmontarlo rápidamente y volverlo a guardar intentando que ocupase el menor espacio posible.


Esto no sería posible sin imanes, además imanes de gran potencia de sujeción. Por ello pedí unos imanes del N50, siendo el N52 la máxima fijación posible de venta en el mercado.

Además, no sólo vi necesario una buena potencia, sino también me pareció importante una superficie de contacto más amplia de lo normal para poder tener más agarre, así que opté por unos imanes de 8x1mm, del N50, obviamente hablamos de neodimio.

Bien, estos días llegaron, y desde luego no he podido estar más acertado al buscar esto, superficie y potencia de agarre, pues debido al inmenso tamaño de los brazos del Hyperion, y de su forma redondeada de anclaje, han sido necesarios 6 imanes de este tipo en cada brazo para poder sujetarlos bien, 3 en el brazo y 3 en la zona de anclaje, haciendo un total de 12 imanes de neodimio para poder sujetar ambos brazos debidamente.



Vemos el alambre del pineado.

Por otro lado la sujeción del torso, podemos hacerla de dos formas distintas, bien magnetizando nuevamente, o pineando, yo cuando he recibido los imanes tenía pintada la parte inferior del colosal, las piernas, y claro, he hecho una pequeña prueba para ver si con 1 sólo imán en la zona central se sujetaba, pero no demasiado bien, era necesario colocar al menos dos.


Aquí vemos como encaja el torso.






Para esta tarea, iba a necesitar cortar y ensanchar un poco la zona de unión y hacer unas cuantas florituras manipulando la resina, cortando y pegando, como no quería cargarme el trabajo de pintura previo, opté por la solución fácil. El pineo.







Ahí vemos un lateral imantado.


El pineo es tan sencillo como agarrar un trozo de metal tipo "clip" ardiendo y presionarlo contra una de las zonas de anclaje y hacer la misma operación a la inversa, pegarlo en una de las dos zonas al gusto y listo.








Ahí vemos el otro lateral imantado.



La problemática a diferencia del magnetizado doble (con 2 o más imanes) es que se mueve un poco, mientras que con el magnetizado se queda fijo, la ventaja, la celeridad, la durabilidad (no hay problemas de que se despegue) y que en mi caso, debido a la conformación de la peana y los brazos, hacen tope unos con otros y no deja margen a un giro peligroso o feo, así que en este caso ha sido la mejor solución.


Así que imantadas las zonas pertinentes, y pineadas las otras, ya tenemos el colosal listo para entrar en chapa y pintura al 100% hasta finalizar su peculiar esquema en breve.

Y aquí unas fotos de como queda montado:



 

Como veis ya va quedando menos, espero que os haya gustado a tod@s, un saludo y gracias por vuestras visitas :D
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada